TITÀNIA: 30 AÑOS DANDO A LUZ EL PARTO EN CASA

Artículo publicado en la revista Mujeres y Salud nº40

TITÀNIA, NACIDA DESDE EL DESEO

titania 30 aniversarioLa cooperativa Titània-Tascó nació en Barcelona el año 1985. Es centro pionero en la asistencia del parto en casa en Cataluña y en el Estado Español. Se engendró y creció en la matriz social basada en el respeto, la libertad, la responsabilidad, la autogestión, la cooperación, la capacidad de cada individuo de decidir, de cuidarse y de favorecer el bienestar propio y de su entorno.  Se fue nutriendo con los movimientos de mujeres que provenían de grupos de autoconocimiento y autoayuda, y que hacían política femenina con sus cuerpos, con  sus palabras, con su forma de entender y de vincularse en el mundo, desde una práctica de libertad femenina en relación. Así como también de los movimientos ecologistas, de objeción de conciencia y por la No-violencia  y  movimientos de ciudadanos y ciudadanas que intervenían de manera activa en la vida cultural, social y política del país. Entre ellos estaba el “Grup de parts de Barcelona”,  un grupo de diálogo y reflexión formado por mujeres embarazadas y sus parejas que querían vivir un  parto consciente, natural y respetado, valores que no eran aceptados ni acogidos por las instituciones sanitarias del momento. A medida que la demanda fue aumentando, se hizo preciso ir ampliando la infraestructura, la dedicación, y se fue definiendo de modo más sólido el perfil asistencial. Esta fue la semilla que  dio lugar a  “Titània, dones per la salut” dentro de la cooperativa Tascó, cuya labor es: la promoción de la salud, terapias naturales, asistencia del parto en casa, grupos de preparación a la maternidad -paternidad y crianza,  apoyo a la lactancia materna, así como la formación de profesionales en estos ámbitos de la salud.

Titània nació y creció desde el deseo profundo, sincero y vital de un grupo de profesionales de la salud para dar respuesta al deseo de las mujeres de cuidar de su salud y de su maternidad y para que se respetasen sus decisiones de cómo, dónde y con quien querían parir.

Titània tiene el cuenta el origen de nuestra vida, el reconocimiento a la madre que engendra, pare y cuida a sus criaturas,  la capacidad creadora de las mujeres que a través de su propio cuerpo se construye un cuerpo social y socializador, es decir, desde su inicio  incluye la relación con el otro o  la otra, y a la vez acompaña y entrega  a sus criaturas al mundo para que hagan su camino.

UNA FORMA DE ENTENDER LA VIDA Y EL TRABAJO.

Nuestra actividad como mujeres en la cooperativa es un trabajo relacional que parte del deseo y de nuestro sentir profundo por lo que hacemos. Somos mediadoras de la sabiduría que vamos recibiendo de la experiencia y compartiéndola entre todas. Nuestros objetivos en el acompañamiento y asistencia son:

  • Potenciar la autonomía y los autocuidados.
  • Abrir y compartir nuevos puntos de vista.
  • Posibilitar relaciones saludables basadas en la confianza y el respeto.
  • Proporcionar información y recursos para que puedan tomar sus propias decisiones.
  • Apoyar la capacidad de responsabilizarse de sus propios procesos.
  • Respetar la singularidad de cada una y de cada uno.

Aprendiendo de mí, de la otra y con la otra nos enriquece. Así nos relacionamos, compartimos, intercambiamos, cooperamos  no competimos, y así nos dirigimos al mundo, a nuestras relaciones y a nuestro trabajo. Con todo ello vamos tejiendo la historia de las mujeres, criaturas y hombres que participan, y a la vez nuestra propia historia, como personas, como profesionales y como cooperativa.

parto en la piscinaEn  nuestro enfoque asistencial partimos de la salud y no desde la enfermedad. El proceso de embarazo, parto y crianza son etapas saludables en la vida de una mujer, procesos fisiológicamente naturales, social y emocionalmente humanos, capacitadores  y transformadores. Considerar este proceso como una enfermedad es basarse en el miedo y en el peligro de que en algún momento habrá un problema, motivo por el cual se considera que es un acto que hay que intervenir y medicalizar. Las mujeres y sus parejas no quieren una instrumentalización de su experiencia, a no ser que haya un motivo que lo justifique y lo haga  necesario.

Aunque es cierto que con los mensajes negativos recibidos, muchas mujeres ven el parto como una dificultad a superar, pero es importante que lo puedan vivir como una experiencia hacia el encuentro y la acogida de su bebé.

Ina May Gaskin, comadrona americana, asegura que: “Las sociedades donde no se contempla el parto natural es porque se ha perdido la sabiduría de las capacidades de la mujer”.

PARTO EN CASA CON-SENTIDO.

El parto es un proceso de maduración personal, en el cual una se encuentra con su propia historia de una manera intensa y en la que una no se siente igual que  antes, sino más reforzada, renovada y con nuevas capacidades personales.

Parir es dejar partir, abrirse al otro o a la otra, a su bebé,  que siempre es sorpresa, que siempre sorprende; es abrirse a otras verdades de una misma. Dejarse sorprender por los propios rincones del propio cuerpo y de su Ser. Es un proceso que no se ha de interferir sino acompañar.

El parto forma parte de la sexualidad femenina, de nuestra salud integral. Es un proceso de intimidad, de comunicación con una misma y con los y las otras, tiene que ver con la capacidad de dar y recibir, de cómo nos relacionamos con nuestro cuerpo, con nuestros órganos genitales, con las sensaciones corporales, con nuestras hormonas, con el contacto, con el amor, la ternura,  el placer, la pasión, las dudas, las incertidumbres, los temores, el dolor ( un “dolor con-sentido”, es decir, lo consiente porque forma parte del proceso, lo acepta y además tiene un sentido que es parir a su criatura). Es importante permitirnos experimentar, estar en la vida en primera persona. Una mujer pare como es, así que cuando le acompañamos en todo su proceso de procreación tenemos en cuenta su propia historia.

Las mujeres y sus parejas deciden su parto en casa porque:

  • Quieren que se les trate como adultas, capaces de pensar, elegir, decidir, de gestar, de dar a luz, de criar, de ser parte activa de su proceso y no como “pacientes”.
  • En su hogar es donde se sienten más cómodas y tranquilas, donde ellas deciden y disponen de los recursos materiales i emocionales con los que conviven cada día.
  • Quieren vivir y sentir todas las emociones y sensaciones que les vayan apareciendo, como en otros momentos de su vida.
  • Las mujeres  que paren en casa lo hacen porque esa experiencia tiene un valor para ellas, y no como un reto o un atrevimiento. Para nosotras que les atendemos tampoco lo asistimos desde el  atrevimiento, al contrario, se trata del convencimiento de que es un proceso natural y decidido por la mujer y acompañado por su pareja, es una elección que tiene como origen su deseo, basado en su confianza y la conexión con su instinto y sus capacidades.
  • Quieren estar acompañadas de familiares y/o amigas y amigos, que las conocen y con los que han compartido y se han apoyado mutuamente en otras experiencias.
  • Quieren una atención personalizada, que tenga en cuenta su singularidad y no basada en protocolos que generalizan, no quieren una  medicalización de su cuerpo en esta etapa vital de su vida.
  • Quieren conocer a las profesionales que les van a atender, con las que han establecido una relación de confianza y saben que respetaran su proceso.

En definitiva, quieren poder decidir, parir y acoger en confianza e intimidad a su criatura, un nacimiento respetuoso con calidez y calidad humana y profesional.

familia-primer-encuentroLas comadronas asistimos los partos en casa de las mujeres y sus parejas que previa información, elección y decisión nos hacen la demanda. Trabajamos desde el concepto de la corresponsabilidad, es decir, que las decisiones, actuaciones y resultados son compartidos y acordados y, a la vez, cada una tiene los propios. Tenemos una visión integral de la salud,  favorecemos el vínculo materno-paterno-filial y hacemos el seguimiento de todo el proceso de embarazo, parto y postparto. También disponemos de los recursos materiales en el caso de que si en la evolución del parto hay un desvío de la normalidad poder estabilizar la situación y, si es necesario, hacer la derivación al centro hospitalario que corresponda, que normalmente ocurre en pocos casos.

Con los años hemos ido observando algunos cambios en la forma de vivir el parto y que tienen que ver con los cambios que se han ido produciendo en la sociedad. En general, se ha pasado de un parto en el que la mujer se acompañaba de más personas cercanas de su entorno a un cambio actual en el que por ser una sociedad en la que hay más predominancia de familias menos extensas, es más frecuente que las mujeres y sus parejas quieran pocas o ninguna acompañante, no lo juzgamos y sabemos que en ambas situaciones es un proceso íntimo pero compartido de forma diferente. Ha ido cambiando la consciencia social e individual del parto en casa. Aunque sabemos que formamos parte del grupo social, y a la vez somos singulares como individuos, también son importantes los apoyos en nuestra vida, el enriquecimiento e intercambio mutuo de las relaciones… Otro aspecto que hemos observado es el aumento actual de mujeres que paren en casa cuya pareja es otra mujer; y en general, desde hace unos 10 años, hay un aumento progresivo de parejas que eligen como opción el parto en casa.

CONSIDERACIONES DE SOCIEDADES CIENTÍFICAS

Los cuidados proporcionados por comadronas durante el proceso de parto son válidos y están avalados por diferentes sociedades científicas.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud): “alumbrar en casa es un derecho de la pareja y sobre todo de la mujer , un embarazo no es una patología, sino un proceso natural y los hospitales tienen que servir para atender los embarazos con complicaciones,  y advierte que muchos de los procedimientos rutinarios de los hospitales no se justifican en un parto normal”. Así que considera que: “Una mujer debería tener su hijo donde se encuentre más segura y pueda dar al bebé el cuidado más apropiado. Puede ser un hospital o una casa”

Según la evidencia científica Cochrane : “el apoyo continuo y personalizado a las mujeres durante el parto reduce levemente la duración del trabajo de parto, aumenta las probabilidades de parto vaginal espontáneo y reduce  la necesidad de analgesia intraparto. Además, las mujeres que reciben apoyo continuo tienen menos probabilidades de manifestar insatisfacción con respecto a sus experiencias de parto”. Otro estudio realizado por: O. Olsen y M. D. Jewell: «El nacimiento en casa frente al nacimiento en el hospital» dice que: En los países y las áreas en los que es posible establecer un servicio de nacimiento domiciliario apoyado por un sistema hospitalario moderno, a todas las mujeres embarazadas de bajo riesgo debe ofrecérseles la posibilidad de considerar un nacimiento domiciliario planificado, como también informarles acerca de la calidad de las pruebas disponibles para guiar su elección.

NUESTRAS CONCLUSIONES

Es tiempo de dar a luz el deseo de las mujeres de vivir su parto en su propio hogar, legitimando y visibilizando la decisión y el empoderamiento de las mujeres que con sus cuerpos y sus vidas participan en la humanización del nacimiento y de toda la sociedad.

El parto en casa no es sólo una opción, es un derecho. Nos basamos en nuestra experiencia, en unos principios bioéticos, un código odontológico, así como en la evidencia científica, las recomendaciones de la OMS y la disposición de diferentes organismos públicos y entidades profesionales y sociales que reconocen el derecho de las mujeres y sus parejas  a ser informadas, a decidir y que apoyan la capacidad autónoma de las personas.

Nos alegramos que con nuestro trabajo amado, elegido y dedicado durante estos 30 años de vida hayamos aportado nuestro “grano de arena” en la normalización del parto en casa. Gracias a tantas mujeres, hombres y criaturas que han confiado en ellas y en nosotras y que hacen posible que el parto domiciliario sea una realidad cada vez más amplia y agradecemos que en la actualidad esté apoyada por más profesionales. Esperamos que un día sea abonado por la sanidad pública, pues se está asumiendo y financiando a modo privado una necesidad que es pública.

Sabemos que la manera de engendrar, parir, criar y educar forman parte de la transformación propia y social.

Teresa Gonzalo del Moral y Pepi Domínguez Cano.

Comadronas, Cooperativa Titània-Tascó.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

www.titania-tasco.com

“Nuestros cuerpos, nuestras vidas”. Colectivo de mujeres de Boston. Ed Icaria,1984

“La política del deseo”. Lia Cigarini. Ed Icaria, 1995

“Nuevo gran libro del embarazo y del parto”. Sheila Kitzinger

“La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente”. Casilda Rodrigañez Bustos. Ed Nossa y Jara, colección Madre Tierra,Madrid. 1995. Ed. Crimentales, 2007

“El bebé es un mamífero”. Michel Odent. Ed, Ob Stare, 5ª ed 2014

Guía de asistencia del parto en casa”. COIB 2010

Recomendaciones OMS. Declaración de Fortaleza Organización Mundial de la Salud. Tecnología apropiada para el parto Publicada en Lancet 1985; 2:436-437.

Revisión Cochrane.  Martis R. Apoyo continuo a las mujeres durante el parto: Comentario de la BSR (última revisión: 8 de septiembre de 2007).La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Olsen O, Jewell MD. El nacimiento en casa frente al nacimiento en el hospital (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, número 3, 2008. Oxford, Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, Issue . Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

Duoda, Centro de Investigación de Mujeres, UB.

www.ub.edu/duoda. Revista núm. 7, 20, 26, 31