Tere Gonzalo del Moral

Soy Tere, mujer comadrona. Nací del cuerpo de otra mujer, de mi madre, de un parto natural de trillizas, fue a los 8 meses en un hospital de Sabadell (BCN), acompañada por mi padre y mis tías y atendido por una comadrona. Así que la madre, el vínculo, la confianza, lo familiar, la relación y el ser bien acompañada es lo que está presente desde mi propio origen de vida y de profesión. Desde ahí acompaño en el renacer de cada mujer, de cada hombre y en el nacimiento de cada criatura.

Inicié mi camino en el parto en casa en 1992 con las profesionales de Titània (cooperativa que fue origen e impulsó el parto en casa en Cataluña y en España), y también me acompañé en mi aprendizaje con Isabel (comadrona autodidacta). Mi compromiso más activo y dedicado fue a partir de 1999, año en el que entré siendo socia de la cooperativa y formando parte del Consejo Rector y que continuo en la actualidad. Mi trabajo principalmente es el de comadrona en el acompañamiento y en la asistencia del parto en casa, participo en los grupos de preparación a la maternidad – paternidad y crianza realizo visitas de embarazo, postparto y lactancia materna (en el centro y en el domicilio), y también atiendo a las mujeres durante el proceso de dilatación en casa cuando su opción es un parto natural en un centro hospitalario.

Me formé como Enfermera en la UB, posteriormente como comadrona en la UB (Unitat Docent de Llevadores de Catalunya) y realicé cursos como Educadora de Masaje Infantil, Terapias complementarias para el parto; cursos de Salud, Sexualidad, Afectividad y anticoncepción (desde la adolescencia hasta la menopausia); Talleres de partería tradicional mexicana (fitoterapia, rebozo, cerrada de cadera). Con el deseo de conocer, aprender y compartir de otras culturas he participado con ONG en proyectos con mujeres y parteras tradicionales en Nicaragua y Guatemala.

El trabajo que realizo, tanto el la Atención Primaria (ASSIR Dreta, CAP Pare Claret) como en Titània tiene que ver con un tiempo de creación precioso, de compartir el Saber que entre todas y entre todos vamos entretejiendo la Historia de mujeres, hombres y criaturas teniendo en cuenta la singularidad propia de cada una y de cada uno.

El trabajo que hago me da vida por lo que contiene de corazón y de matriz, de amor y de madre. Vida y trabajo unido por ese hilo conductor: origen y relación.

Para mi, como mujer comadrona, es entrañable acoger con mis manos la ternura y la vida que llega al mundo.